LA REALIDAD CIENTÍFICA CANARIA

En una de sus últimas clases el profesor de electrónica física nos comentaba la realidad científica de  la Universidad de La Laguna:

“Los investigadores se centran en publicar artículos de sus descubrimientos para ganar renombre, el sueño más elevado consiste en ser catedrático. Luego las empresas tecnologícas aprovechan esas publicaciones para desarrollar ideas novedosas que les dan millones de euros de beneficios.”

 

También nos explicó cómo las fuerzas extranjeras aprovechan innovaciones canarias. “Los canarios teníamos una gran avanzada técnica de óptica adaptativa con relación a Europa. Como ninguno supo aprovechar toda esta ventaja científica llegaron los franceses a liderar el desarrollo tecnológico y ahora son los canarios los que trabajan para ellos.”

 

Y estos son pocos de los ejemplos de cómo no aprovechamos el saber científico en Canarias. Teniendo una de las mejores condiciones para llegar al éxito científico en nuestras islas (enlace tricotinental América-África-Europa, equipos ciéntificos de vanguardia y renombre internacional, avances en energías renovables, desarrollo de nanomateriales con diversas aplicaciones en campos como la medicina o impresiones en 3D, laboratorios con capacidad de análisis de multitud de materiales que nos envían de países de Europa y otras partes del mundo, dos de los mejores observatorios del mundo que aun sigue adquiriendo tecnología puntera, entre otras cosas) parece que todo el posible beneficio económico, que no vendría mal en estos tiempos que corren, se queda por el camino o lo aprovechan entidades de otros lares.

Por supuesto vivimos en una realidad histórica en la que las investigaciones de ciencia están lideradas por el interés propio de ciertas empresas. Los ingenieros, químicos y físicos de diversos países trabajan para desarrollar productos que se venderán en el mercado para facilitar una gran plusvalía a los líderes empresariales.

Todo esto choca con una realidad canaria en decadencia intelectual; según el informe PISA nuestras islas siguen en lo más bajo de rendimiento en Lectura, Ciencias y Matemáticas con respecto al resto del Estado, la mayoría de jóvenes recién graduados van a la emigración a países de Europa y el resto están en paro o poseen trabajos de bajo salario que nada tienen que ver con su título.

Debemos resolver esta gran contradicción. Los científicos son uno de los más importantes eslavones para el cambio socioeconómico que necesitamos en las islas, la ciencia debe servir a las necesidades del pueblo y no a los intereses particulares de cuatro burgueses que poco les interesa la destrucción de nuestro entorno y menos aún el avance cada vez más rápido hacia una situación totalmente insostenible e irreparable. ¡Seguimos sin novedad en la colonia!campus_cientifico

 

 

Attemisa, miembro de Inekaren

Canarias, Noroeste de África

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s